Autocorrección en la pista

En esta entrada vuelvo a insistir sobre la importancia que tienen las neurociencias en la formación y evolución del jugador en su aprendizaje. He tenido la grata sorpresa y alegría para mí de observar un entrenamiento con un entrenador de Prodigy Padel Academy. ¿¿Qué estaba haciendo??

Aplicando neurociencias a su entrenamiento.

La metodología de trabajo que mayoritariamente observo en los entrenamientos de jugadores de todas las edades es la realizada de forma tradicional, es decir, el entrenador utiliza el feedback prescriptivo (corrigen de forma verbal los desempeños deportivos) en lugar de utilizar el feedback interrogativo (preguntar por qué se falla), que es el más efectivo y eficaz para producir aprendizaje.

Que el feedback más utilizado sea el prescriptivo es característico de modelos tradicionales, ya que el entrenador se encarga de dar a conocer el error y de cómo corregirlo. Al contrario que el interrogativo, donde el entrenador busca a través de la pregunta que el alumno elabore su propio conocimiento.

Utilizamos, la mayoría, el ejercicio simple como medio de aprendizaje. Se emplean los ejercicios para desarrollar la técnica y los juegos para la táctica. Si se utiliza los ejercicios para desarrollar la técnica, esto es característico de modelos tradicionales de enseñanza; unido a la utilización del feedback prescriptivo, que está basado en la lógica del experto y no en la lógica del que aprende, estamos creando situaciones de juego y espacios básicos que no buscan la modificación de sus elementos.

Para poder mejorar y cambiar debemos darle prioridad a unidades de feedback interrogativo (como este entrenador de Prodigy Padel Academy), donde no nos basamos en la transmisión de conocimientos del entrenador al alumno sino que incluye una nueva intención, la de provocar la reflexión al jugador mediante un canal verbal interrogativo. Esta reflexión va encaminada a que el jugador piense si su acción cumple o no con los objetivos tácticos. De esta manera, es el propio alumno el que busca solución a los problemas y así puede reorganizar su respuesta inicial en función de la respuesta ideal.

Debemos, pues, darle importancia a:

  • La toma de decisiones y la formulación de juicios por parte del alumno.
  • La comprensión de los contextos donde el alumno se encuentra.
  • La importancia de la táctica.

Termino ya, cambiemos la forma de enseñar y entrenar, las neurociencias aplicadas al pádel darán sus frutos… seguro. Porque si no, será tan ridículo como echar la culpa al espejo de la fealdad de la cara (y preguntarse todo el mundo de por qué tu alumno no mejora más rápido).

Añadir Comentario

Tu dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *