Manejo de la adversidad

Hace algunas semanas me invitaron a tomar un refresco unos jugadores profesionales y su entrenador, después de su entreno en Villa Padierna y me hicieron una pregunta… pregunta que quizás vosotros también os la hacéis.

Me dijeron: «Julián, ¿cómo debemos resolver las adversidades?». (Esta pregunta es muy interesante, de difícil realización y de fácil respuesta).
A lo que yo contesté: «Las adversidades se resuelven como todo en la vida, si soy ganador de una forma y si soy perdedor de otra.
En segundo lugar, hay que tener una mentalidad abierta y positiva.
En tercer lugar, hace falta mucho trabajo y no desanimarse.
En cuarto lugar, tener alimentación para competir.
En quinto lugar, cuidar el descanso, ya que el descanso forma parte del entrenamiento.
Y por último, en sexto lugar, apoyo total a mi compañero. Recordad: La unión del rebaño obliga al lobo a acostarse con hambre».

Pero ojo, para resolver las adversidades comenté que hay que perder inicialmente y aprender de las primeras derrotas. El aprendizaje se produce por ensayo y error y esto es irremediable. El manejo de la adversidad no se puede hacer hasta que cometes el error, no se puede aprender de un acierto. Detrás de una gran victoria hay errores, fracasos, derrotas.

Terminé con lo que yo entiendo que son los ingredientes del éxito y que espero les sirva, ya que tengo un gran aprecio a su entrenador. Y los ingredientes son saber qué haces, saber qué quieres hacer y saber para quién lo quieres hacer.

Termino con una pequeña historia que relata perfectamente lo aquí descrito.

Juan solía cruzar la frontera todos los días, con las cestas de su asno cargadas de paja. Como admitía ser un contrabandista, cuando volvía a casa por las noches, los guardas de la frontera le registraban una y otra vez. Le registraban a él, movían la paja, la sumergían en agua e incluso la quemaban de vez en cuando. Mientras tanto, la prosperidad de Juan aumentaba visiblemente.

Un día se retiró y fue a vivir a otro país, donde unos años más tarde, se encontró con uno de los aduaneros y este le preguntó:

– Ahora ya me lo puedes decir, Juan, ¿qué pasabas de contrabando, que nunca pudimos descubrirlo?
– Mulas – contestó Juan.

Con esta historia quiero haceros ver que algunas de las causas importantes para el éxito de los deportistas o parejas de pádel noveles son el análisis insuficiente de la situación, falta de información, no disponer de datos suficientes o no realizar tácticamente lo que corresponda.

La incertidumbre les atenaza, no saber cuál es la táctica que emplearán sus oponentes o la forma de acometer su propia táctica para hacer daño deportivamente hablando. De ahí que ésta sea una de las claves del entrenamiento, aprender a ser capaces de gestionar lo que corresponde según la situación lo requiera.

Añadir Comentario

Tu dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *